Blog & Noticias

Artrosis de Rodilla: Causas, Síntomas y Tratamientos para poder llevar una vida activa

Artrosis de Rodilla: Causas, Síntomas y Tratamientos para poder llevar una vida activa

Antes de hablar de la afectación de esta patología en la rodilla, podemos preguntarnos de forma general:

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una enfermedad reumática que lesiona el cartílago articular.

Al lesionarse este cartílago el paciente siente rigidez, incapacidad funcional y, peor todavía, dolor.

La artrosis se puede dar en las siguientes zonas de nuestro cuerpo:

  • Columna cervical y lumbar.
  • Articulaciones del hombro y de los dedos de las manos.
  • En la cadera.
  • En la rodilla y en la articulación donde está el comiendo del dedo gordo del pie.

La artrosis presenta un nivel muy alto de incidencia en la población en España (y en el resto del mundo), ya que el 50% de todas las consultas del aparato locomotor están relacionados con esta patología, así como el 20% del total absoluto de todas las consultas y el 15% de asistencias en urgencias.

En concreto, en este artículo, nos vamos a ocupar de la artrosis de rodilla, por el elevado número de pacientes que acuden a nuestra consulta con esta patología

Además de la elevada incidencia (especialmente en nuestros mayores), fuentes especializadas también indican que es un problema de complicada resolución ya que:

  • El 70% de los pacientes no están satisfechos con el control de su problema.
  • Y, al menos el 50% de los pacientes consideran que su dolor no está bien controlado.

En concreto, en este artículo, nos vamos a ocupar de la artrosis de rodilla, por el elevado número de pacientes que acuden a nuestra consulta con esta patología, por las dificultades de movilidad que afrontan que produce esta enfermedad y por el dolor que puede producir esta patología si no tomamos medidas para paliarlo.

¿Qué es la artrosis de rodilla?

La artrosis de rodilla, también conocida como osteoartritis de rodilla, es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que afecta principalmente a la articulación de esta zona.

Esta afección se caracteriza por el desgaste del cartílago articular, un tejido que actúa como amortiguador y permite el movimiento de la articulación.

Con el tiempo, el cartílago se desgasta y puede desaparecer por completo, lo que provoca que los huesos de la rodilla se rocen entre sí, lo que a su vez causa dolor y limitación en la movilidad.

Tratamiento artrosis rodilla

Síntomas de la artrosis de rodilla.

Los síntomas de la artrosis de rodilla pueden variar de una persona a otra, y su gravedad también puede ser diferente entre cada paciente.

Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  1. Dolor: El dolor es uno de los síntomas más destacados de la artrosis de rodilla. Por lo general, es un dolor sordo y constante que empeora con la actividad física y mejora con el descanso. Es complicado eliminar completamente el dolor, pero con un tratamiento adecuado la situación del paciente puede mejorar.
  2. Inflamación: La rodilla puede hincharse debido a la acumulación de líquido sinovial, lo que causa una sensación de calor y rigidez, incrementando también el nivel de dolor, especialmente en determinados movimientos.
  3. Rigidez: Es frecuente experimentar rigidez en la articulación, especialmente por la mañana, o después de estar sentados durante mucho tiempo.
  4. Crepitación: Puede escucharse un sonido crujiente al mover la rodilla.
  5. Limitación de la movilidad: La capacidad para doblar y estirar completamente la rodilla se ve reducida, reduciendo así la movilidad del paciente.
  6. Deformidad: En casos avanzados, la articulación de la rodilla puede mostrar deformidades visibles.

Causas de la artrosis de rodilla.

La artrosis de rodilla se produce principalmente por desgaste, sí, pero también debido a una combinación de factores genéticos y ambientales.

Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Envejecimiento: El desgaste natural de las articulaciones con el tiempo es una causa común de artrosis de rodilla, ya que el cartílago pierde su elasticidad y resistencia. Y, aunque tendemos a relacionar artrosis con personas mayores (y es cierto), también puede aparecer en personas más jóvenes.
  • Lesiones anteriores: Deportivas, accidentes automovilísticos o cualquier tipo de trauma en la rodilla pueden aumentar el riesgo de desarrollar artrosis en el futuro, especialmente si el proceso de recuperación no es el adecuado.
  • Obesidad: El exceso de peso ejerce una presión adicional sobre la articulación de la rodilla, lo que aumenta el riesgo de artrosis. Las articulaciones de la rodilla sufren un desgaste mucho mayor si no están preparadas para soportar cargas más elevadas.
  • Factores genéticos: La predisposición genética puede influir en la probabilidad de desarrollar artrosis de rodilla.
  • Actividad física inadecuada: La falta de actividad física o el uso excesivo de la rodilla en actividades de alto impacto pueden contribuir al desarrollo de la artrosis. Por ello, es muy importante dirigir y orientar al paciente hacia un ejercicio que fortalezca su cuerpo, pero no supongo un desgaste adicional.
Diagnóstico artrosis de rodilla

Diagnóstico de la artrosis de rodilla.

Una siempre radiografía puede permitir observar, al profesional de la salud, signos característicos, como la disminución del espacio articular, la formación de espolones óseos y la deformidad de la articulación por crecimiento del hueso que ya sobresale, mientras que el hueso adyacente incrementa su densidad.

Estas imágenes son cruciales para el diagnóstico preciso de la enfermedad.

No se suelen usar pruebas como la ecografía o resonancia a no ser que se estime oportuno descartar otras patologías.

Grados de artrosis de rodilla

Para ello la clasificamos en varios grados, que indican la gravedad de la enfermedad:

1.    Grado 0: La articulación parece normal en una radiografía, sin signos de artrosis.

2.    Grado 1: Se observa un estrechamiento del espacio articular y espolones óseos menores.

3.    Grado 2: Existe un estrechamiento más evidente del espacio articular y espolones óseos más prominentes.

4.    Grado 3: El espacio articular está notablemente reducido, con espolones óseos significativos, y se evidencian cambios estructurales más importantes.

5.    Grado 4: En este estadio avanzado, el espacio articular está prácticamente ausente, y la deformidad articular es evidente.

El grado de una artrosis de rodilla se determina mediante radiografías (como ya hemos comentado) y esta imagen permitirá al médico planificar el tratamiento adecuado, y al fisioterapeuta a ejecutar las técnicas más adecuadas para conseguir mejorar tu estado de salud y/o disminuir tu dolor, además de mejorar la movilidad.

¿Qué NO debo hacer si tengo artrosis de rodilla?

Para gestionar la artrosis de rodilla de manera efectiva y reducir el dolor, es importante evitar ciertos hábitos y actividades que puedan empeorar la condición.

Aquí tienes algunas recomendaciones de debes EVITAR si tienes artrosis de rodilla:

1.    Evitar el sedentarismo total: Si bien el reposo es importante, el sedentarismo total puede debilitar los músculos alrededor de la rodilla y empeorar la situación. Es importante realizar ejercicios que mejoren tu condición, y no supongan una carga adicional o desgaste para tu rodilla.

2.    No realizar actividades de alto impacto: Por ello debes evitar deportes o actividades que ejerzan una presión excesiva sobre la rodilla, como correr en superficies duras o saltar.

3.    No ignores el dolor: Ignorar el dolor y continuar con actividades que lo agraven puede empeorar la artrosis. Acude a un profesional médico o fisioterápico para que te ayude a reducir tu nivel de dolor.

4.    No excederse en el ejercicio: Si bien el ejercicio es beneficioso, exagerar en la intensidad o la frecuencia puede causar más daño que bien (por ello insistimos en la necesidad de “dirigir” al paciente para que esta práctica le sea 100% beneficiosa.

5.    No utilizar calzado inadecuado: PROHIBIDO usar zapatos que no proporcionen un buen soporte puede aumentar la presión en las rodillas.

¿Andar es bueno para la artrosis de rodilla?

A pesar de las limitaciones que la artrosis de rodilla pueda imponer, mantenerse activo es fundamental para el manejo de la enfermedad.

La actividad física adecuada, como caminar, es beneficiosa por varias razones:

  • Fortalecimiento muscular: Caminar de manera regular ayuda a fortalecer los músculos que rodean la rodilla, lo que puede proporcionar un mayor soporte y estabilidad a la articulación.
  • Mejora la movilidad: La actividad física suave, como caminar, ayuda a mantener la movilidad de la articulación de la rodilla y a prevenir la rigidez.
  • Control del peso (uno de los principales factores de riesgo): camina regularmente para poder mantener un peso saludable, o incluso reducir el exceso de peso, lo que alivia la presión sobre las articulaciones de la rodilla.
  • Estimula la producción de líquido sinovial: El movimiento de la articulación durante la marcha puede estimular la producción de líquido sinovial, que actúa como lubricante natural para la rodilla, reduciendo el desgaste, el dolor y mejorando, en general, el funcionamiento de la rodilla.

En Fisioincorpore tenemos programas específicos de ejercicio dirigido (y que luego puedes hacer en casas), y es importante (cuando no imprescindible) que hables con tu médico o fisioterapeuta antes de comenzar cualquier programa de ejercicio, ya que pueden recomendarte una rutina específica adaptada a tu situación.

Cómo lubricar las articulaciones de la rodilla.

Muchos pacientes que han estado acudiendo a nuestra consulta, no eran conscientes de lo importante que es ayudar a nuestro cuerpo a mejorar la lubricación de las articulaciones de la rodilla.

La lubricación de las articulaciones de la rodilla es esencial para mantener su salud y reducir la fricción entre los huesos.

Aquí tienes algunas estrategias para ayudar a lubricar las articulaciones de la rodilla:

1.    Mantén una buena hidratación: Beber suficiente agua es fundamental para mantener el líquido sinovial adecuadamente viscoso.

2.    Incluye grasas saludables en tu dieta: Las grasas saludables, como las que se encuentran en el aceite de pescado, las nueces y las semillas, pueden ayudar a reducir la inflamación y mejorar la lubricación articular.

3.    Suplementos: Algunos suplementos, como el sulfato de glucosamina y el sulfato de condroitina, se han utilizado para ayudar a mantener la salud del cartílago articular y la producción de líquido sinovial.

4.    Realiza ejercicios específicos: Nos volvemos a referir al “movimiento” para reforzar que hay ejercicios diseñados por fisioterapeutas que pueden ayudar a estimular la producción de líquido sinovial y mejorar la lubricación de la rodilla.

¿Qué se puede hacer para detener la artrosis de rodilla?

La artrosis (y esto incluye a la de rodilla) es una enfermedad degenerativa que no se puede detener por completo.

Sin embargo, hay medidas que puedes tomar para ralentizar su progresión, aliviar los síntomas (mejorar el dolor) y mejorar tu calidad de vida.

Estas recomendaciones incluyen:

1.    Controlar el peso y aplicar cambios en tu estilo de vida: Mantener un peso saludable alivia la presión sobre las articulaciones de la rodilla y reduce el riesgo de progresión de la enfermedad.

2.    Realizar ejercicio adecuado:  Ejercicios de fortalecimiento y movilidad específicos bajo la supervisión de un fisioterapeuta puede ayudar a mantener la función de la rodilla.

3.    Fisioterapia: La fisioterapia puede aplicar técnicas de manejo del dolor y ejercicios específicos para mejorar la fuerza y la movilidad de la rodilla.

¿La artrosis de rodilla tiene cura?

Lamentablemente, la artrosis de rodilla es una enfermedad crónica y no tiene cura definitiva.

Sin embargo, existen diversas opciones de tratamiento que pueden ayudar a aliviar el dolor, mejorar la movilidad y ralentizar la progresión de la enfermedad.

El objetivo principal del tratamiento es mejorar la calidad de vida y permitir que los pacientes sigan siendo activos y funcionales.

Tratamientos para ayudarte con la artrosis de rodilla

El tratamiento de la artrosis de rodilla puede variar según la gravedad de la enfermedad y la respuesta individual de cada paciente.

Algunas de las opciones de tratamiento que pueden ayudarte a gestionar tu artrosis de rodilla:

1.    Fisioterapia: Los fisioterapeutas pueden diseñar programas de ejercicios específicos para fortalecer los músculos alrededor de la rodilla, mejorar la movilidad y reducir el dolor, además de realizar técnicas de fisioterapia avanzada que son muy eficaces para reducir la inflamación, el dolor y, en general, mejorar mucho la calidad de vida el paciente.

4.    Médicos: Los medicamentos como los analgésicos y los antiinflamatorios pueden proporcionar alivio temporal del dolor y la inflamación, o, en casos más complicados en necesario adoptar tratamientos más invasivos.

a.    En algunos casos, se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios o analgésicos para aliviar el dolor y la inflamación.

b.    Infiltraciones de corticosteroides o ácido hialurónico: Estos procedimientos pueden proporcionar alivio temporal del dolor y mejorar la lubricación articular.

c.     Cirugía: En casos graves de artrosis de rodilla, la cirugía, como la artroplastia de rodilla, puede ser necesaria para reemplazar la articulación dañada.

Fisioterapia artrosis de rodilla

Fisioterapia avanzada para la artrosis de rodilla: ayuda fundamental para gestionar la artrosis de rodilla

En lo relacionado a la artrosis de rodilla, el tratamiento es esencial para aliviar el dolor, mejorar la movilidad y mantener una calidad de vida óptima.

Como ya hemos mencionado, además de las medidas conservadoras y los ejercicios terapéuticos mencionados anteriormente, existen técnicas avanzadas de fisioterapia que pueden ser altamente beneficiosas en el manejo de la artrosis de rodilla.

Una de estas técnicas es la Electrólisis Percutánea Intratisular (conocida como EPI®).

Este procedimiento consiste en la introducción de una aguja especial en los tejidos afectados de la rodilla, donde se aplican microcorrientes eléctricas de baja intensidad.

Estas corrientes estimulan la regeneración de los tejidos dañados y ayudan a reducir la inflamación y el dolor.

La EPI® es especialmente eficaz en el tratamiento de la artrosis de rodilla, ya que puede llegar a las zonas afectadas de manera precisa y promover la mejora de la zona localizada.

Sin embargo, este procedimiento debe ser realizado por un fisioterapeuta altamente capacitado y con experiencia en la técnica para obtener los mejores resultados.

En Fisioincorpore practicamos la EPI® desde hace ya muchos años, de forma ecoguiada además, (con ecógrafo de alta gama), lo que nos permite ser mucho más precisos en el tratamiento de nuestros pacientes.

Otra técnica que ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de la artrosis de rodilla es la Neuromodulación Percutánea Intratisular.

Esta técnica implica la inserción de agujas en puntos específicos alrededor de la rodilla, y a través de la estimulación eléctrica suave de estos puntos, se busca modular la actividad de los nervios responsables de transmitir el dolor.

La neuromodulación percutánea puede ayudar a reducir el dolor crónico asociado a la artrosis de rodilla, permitiéndote llevar a cabo actividades diarias con mayor comodidad.

Al igual que con la EPI®, es fundamental que esta técnica sea realizada por un fisioterapeuta con experiencia en neuromodulación percutánea, y si todo el procedimiento se realiza con la ayuda de un ecógrafo, seguramente conseguiremos mejores resultados.

En ambos casos, la elección de la técnica de fisioterapia adecuada dependerá de la evaluación de tu fisioterapeuta y de la gravedad de tu artrosis de rodilla.

Estas técnicas avanzadas pueden proporcionar alivio significativo, pero siempre deben combinarse con un enfoque integral que incluya ejercicios terapéuticos, cambios en el estilo de vida y, en algunos casos, tratamientos médicos adicionales, como ya hemos expuesto anteriormente.

Si deseas obtener información adicional o investigar más sobre la artrosis de rodilla, aquí te proporciono algunas fuentes especializadas confiables:

Arthritis Foundation (Fundación de la Artritis) - https://www.arthritis.org: Esta organización sin fines de lucro proporciona información completa sobre diversos tipos de artritis, incluida la artrosis de rodilla. Ofrecen recursos educativos, artículos médicos y consejos sobre cómo manejar la enfermedad de manera efectiva.

Mayo Clinic - https://www.mayoclinic.org: La Mayo Clinic es una institución médica líder que ofrece una amplia gama de información sobre salud y enfermedades, incluida la artrosis de rodilla. Sus recursos son confiables y basados en la última investigación médica.

WebMD - https://www.webmd.com: WebMD es un recurso de salud en línea ampliamente reconocido que proporciona información detallada sobre una variedad de condiciones médicas, incluida la artrosis de rodilla. Ofrecen artículos, videos y herramientas interactivas para ayudarte a entender y gestionar tu afección.

Dolor.com Datos del dolor en España

Recuerda que, si tienes artrosis de rodilla o cualquier otra afección médica, puedes consultarnos para recibir un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado.

La información proporcionada aquí es solo para fines informativos y educativos, y no debe sustituir la opinión y el asesoramiento de un profesional médico calificado.

 

Autor:

Carlota Delgado Fisioterapia

Carlota Delgado

Fisioterapeuta
Graduada en Fisioterapia por la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid), especialista en Pilates Clínico, y máster de Ecografía y Fisioterapia invasiva por la UFV y Fisiocampus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: INCORPORE SALUD S.L.U..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Sitegroud que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

 

SOLICITA UNA CITA

La filosofía de Fisioincorpore se basa en el carácter único e individualizado de cada paciente, en la aplicación de las técnicas más eficaces de Rehabilitación y Fisioterapia y en el seguimiento del tratamiento realizado por nuestro equipo multidisciplinar

NOS AVALAN

Fisios en Madrid
Fisitoerapa Madrid
Asociación de Acupuntores Sanitarios
Universidad_francisco_de_vitoria
Lyposport
Madrid Tennis Academy
pádel_rendimiento_deportivo
Baby Colics
logo-rpg-520

Nuestros centros de fisioterapia en Madrid

Fisioincorpore

Madrid - Mirasierra

       

Avda. Ventisquero de la Condesa 18, 28035 Madrid

¿Cómo llegar?

Fisioincorpore

Madrid - Las Rozas

       

C/ Paris 32 (Európolis),

28232 Las Rozas de Madrid

¿Cómo llegar?

Fisioincorpore_fit

Madrid - La Gavia (Vallecas)

       

C/ Baños de Valdearados, 14,

28051 Madrid

¿Cómo llegar?

SOBRE NOSOTROS

Centro de Fisioterapia en Mirasierra. Ponemos a tu disposición a profesionales con una amplia experiencia y formación en el ámbito de la Fisioterapia, la Traumatología, la Osteopatía y el método Pilates en el marco de unas magníficas instalaciones.

CONTACTO

DIRECCIÓN

Avenida del Ventisquero de la Condesa 18, 28035 - Mirasierra. Madrid

TELÉFONO

+91 376 42 33

EMAIL

info@fisioincorpore.es

Scroll al inicio
Recopilamos y procesamos datos, de acuerdo con el RGPD y nuestra política de privacidad, para poder ofrecerle nuestros servicios y permitir el correcto funcionamiento de este sitio web. Si está de acuerdo, por favor, haga click en Aceptar.    Ver Política de privacidad
Privacidad
× Pide cita por Whatsapp